Productos y procesos de producción: ¿Cómo se clasifican?

En cualquier proceso de producción, los bienes o servicios que surgen como resultado de las acciones que lo componen, se consideran productos. 

Estos productos pueden ser ofertados en un mercado, pero también pueden tener otros fines. 

En este post, profundizaremos en el concepto de producto en el contexto de un proceso de producción y exploraremos la diferencia entre resultados productivos finales e intermedios.

Tabla de Contenido

Definiendo los productos en un proceso de producción

Cualquier bien o servicio que surja de un proceso de producción se considera un producto. 

 

Esto incluye tanto los bienes y servicios que se ofrecen en el mercado como aquellos que tienen otros fines, como los internos de la organización. 

 

Los productos son el resultado colectivo de las acciones que componen el proceso de producción y se definen por las demandas de los servicios necesarios para obtenerlos.

Resultados productivos finales e intermedios

Es importante destacar que el término “producto” no se limita exclusivamente a los bienes o servicios que se ofrecen en un mercado. 

 

También se pueden identificar resultados productivos intermedios, que son los bienes o servicios internos que se utilizan como “factores” en otras acciones del proceso de producción.

 

Desde esta perspectiva, toda organización puede ser concebida como un proceso de producción “integral”, orientado a objetivos “finales” y conformado por procesos de producción “particulares”, cada uno de los cuales generadores de resultados productivos “intermedios” que contribuyen, colectivamente, a la obtención de aquellos objetivos “finales”.

Conclusiones

En conclusión, es importante tener en cuenta que el concepto de producto en un proceso de producción no se limita exclusivamente a los bienes y servicios ofertables en el mercado. 

 

Existen resultados productivos intermedios que pueden ser utilizados para mejorar la eficiencia y la efectividad del proceso de producción en una organización. 

 

Por lo tanto, es fundamental que las empresas consideren tanto los resultados productivos finales como los intermedios en la planificación y ejecución de sus procesos de producción.

Bibliografía

Cartier, E. (2017). Apuntes para una teoría del costo. 1ra Edición. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Argentina. Editorial La Ley.  Pp 18-19

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error:
Scroll al inicio